Como una mala experiencia se convirtió en algo bueno

aprovechar-malas-situaciones (1)

Miércoles 3 am, otra noche mas en la que intento dormir y mis roomies no colaboran con el ruido en el balcón. Ayer era un cumpleaños, hoy que celebran?

Platos sucios, desorden en la sala, desconocidos en casa, ¿Cuanto tiempo mas tolerare esta situación?

Esa noche ¡explote! Luego de no haber sentido ira por mucho tiempo, ellos me hicieron salir de mis cabales, a pesar de todo salí al balcón para -de la mejor manera posible- pedirle que le bajaran volumen a la musca, ¿Resultados? Risa, burlas y quejas. Con esa gente definitivamente no se puede hablar.

Fue así como luego de casi 2 años en el mismo apartamento, ese que me recibió cuando llegue a Panamá, decidí mudarme (no, no siempre viví con esas personas), esa situación solo pude tolerarla los últimos 3 meses.

En ese apartamento me sentía realmente cómoda, era espacioso, era lindo, el cuarto era amplio, tenia su propio baño, una linda vista del parque, balcón.

Todos los días iba en taxi al trabajo y de regreso caminaba durante 30 min.

30 minutos no es mucho si consideras que es el único ejercicio que hacia durante el día.

La ubicación era excelente, cerca de todo, supermercados, restaurantes, parque, farmacias, estación del metro, zona segura. Un perfecto nido para no querer dejarlo.

¿Y ahora que? ¿Me mudo? ¿Se molestara la dueña porque no estoy terminado el contrato acordado? ¿Me devolverá mi deposito?

Todas estas interrogantes pasaron por mi cabeza antes de tomar la decisión. Era volver a adaptarme a un nuevo lugar con nuevas personas, la decisión la tenia yo. Lo hacia o no.

 

Siempre viene algo mejor

Domingo 9 am ya hemos terminado la mudanza y junto con mi roomie estamos organizando nuestro nuevo nido. ¿Sensación? Felicidad!

Nuestro nuevo lugar sencillamente es perfecto para mi.

  • Es mas económico (algo muy importante)
  • Esta cerca, muy cerca (en serio, demasiado cerca) de mi trabajo
  • Excelente ubicación (supermercados, paradas, restaurantes, etc)
  • Las personas ni se sienten, con decir que luego de 2 semanas fue que conocí a otras de las chicas con las que comparto el baño.
  • El extra: un área social muy bonita que no tenia en el anterior

Ahora me siento muy cómoda y tranquila en este nuevo lugar, aun hay cosas por comprar, pero mientras, disfruto de lo sencillo que me ofrece.

Las otra personas del antiguo apartamento también habían tomado la decisión de irse, esto lo supe el día que llame a la dueña para contarle, por lo que hubiese podido continuar ahí si así lo quería, pero no, una vez mas me abrí al cambio y gane.

Aunque quizá sean  las malas situaciones las que nos obliguen a tomar decisiones radicales ten en cuenta que a la final puede terminar siendo algo  mucho mejor de lo que tenias al principio. Ábrete al cambio, atrévete a experimentar, así sean pequeñas cosas, no importa, la idea es que te atrevas a salir de tu zona de confort. Solo así sabrás si apostaste a ganar.

Ahh! se me olvidaba, si se preguntan por el deposito, si, me lo devolvieron 😀 aunque, que bueno que estoy escribiendo esto porque justo ahorita acabo de recordar que nos  quedo una parte del dinero pendiente por regresar (esto por si la luz llegaba mas caro de lo normal).

Iré a escribirle a la dueña! Gracias por leerme, y ya sabes, si no te gusta donde estas -Muévete- no eres un árbol 😉

 

Amor&Gratitud

 

 

You may also like